Hatari, la provocación BDSM en Eurovision

A Eurovision una vez fuimos de graciosos enviando a Chikilikuatre con aquel infame baile del chiki-chiki. Los demás países todavía no lo han perdonado y este año hemos vuelto a quedar de los últimos.

Los mejores para nuestro gusto fueron los de Islandia que le han puesto finura a su representación enviando a Hatari, unos chalados del industrial oscuro aficionados a las sesiones de bondage sado maso. Todo muy fino. Quedaron de los últimos también, pero se han ganado un trocito de nuestro corazón.

Eso SI es provocación.