En verano, reflexiona al volante

Propongo un reto para estómagos duros. Consiste en ver esta escena de dos dashcam desde el principio hasta el final. Es un vídeo cuyo protagonista fue el exceso de velocidad. Ideal para ver las consecuencias reales desde un plano seguro y cómodo, pero no confíes. Acelerar demasiado es algo que puede matar o matarte. El conducir bien no te libra de la posibilidad de cruzarte con un hijo de puta en la carretera, y todo cambia en un minuto a negro. Todos tenemos a alguien mas o menos cercano que se ha quedado en la carretera. Es para reflexionar. No corras.