El lavado de cara de Freddie Mercury

Que Freddie Mercury es uno de los referentes de la música del siglo XX, eso no lo discute nadie. Que Freddie Mercury es conocido por todo el mundo casi 30 años después de su muerte, tampoco lo discute nadie. Que a Freddie Mercury se le echa mucho de menos, es mas que obvio en estos tiempos de reggeaton y Rosalias hasta en la sopa.

A Freddie Mercury le han hecho una película titulada “Bohemian Rhapsody“. Que no está nada mal y es entretenida, todo hay que decirlo. Pero parece diseñada para menores de 18 años con la intención de hacer marketing y un revival de ventas de Queen, y para lavarle la imagen a Freddie. Y es que Freddie murió de Sida en una época en la que contagiarse de ese maldito virus era un verdadero estigma. Algo que se ocultaba por pura vergüenza ya que implicaba ser poco menos que un vicioso y un maricón degenerado y no se podía salir del armario alegremente aunque fueses famoso como era el cantante de Queen. Aún recuerdo aquellos días, se rumoreaba que Freddie estaba muy enfermo y llevaba meses desaparecido. Un día se confirmó su enfermedad en la prensa de todo el mundo, y al día siguiente murió. Fue una verdadera bomba. Nadie se lo esperaba así.

Y es que no hay que olvidar que Freddie era un hombre gay muy activo sexualmente. Sus fiestas eran autenticas bacanales repletas de vicio y drogas. Y era normal que Freddie acabase cada noche con un hombre diferente. Si no tomabas protecciones no era difícil contagiarse. En la película apenas se trata su azarosa vida sexual. Y es un detalle que muchos entendemos como un lavado de cara a Freddie. Y la verdad, no hacía falta. Freddie es inmortal como su música, y hoy en día ya estamos curados de espantos. La película es buena, pero para mi gusto podría haber sido mas sincera y hubiese quedado mucho mejor.