El hombre que se perdió en su mente

No hay ningun hombre tan perdido como aquel que se extravia en los vastos y complicados laberintos de su propia mente solitaria, donde nadie puede llegar y donde nadie puede salvarlo.

Isaac Asimov

Sé el primero en comentar