El descenso a los infiernos de Amy Winehouse

Amy Winehouse

El día que Amy Winehouse murió en su casa de Candem me pilló muy sensible, y recuerdo como las lagrimas rodaron por mis mejillas. Su triste  e inevitable destino era reventar consumida por el alcohol y las drogas, y aquel día de julio de 2011 sentí mucha tristeza por ella. Amy utilizaba la puerta de salida de su infierno personal de adicciones provocadas por el amor hacia un hombre inmaduro y drogadicto que la volvió completamente loca, y una familia que tampoco supo poner fin a una situación descontrolada, en la que el dinero y las ganancias de sus discos eran mucho mas importantes que la salud de una mujer atrapada en un pozo sin fondo. Poseedora de unas desgarradoras cuerdas vocales, que la convirtieron en muy poco tiempo en un alma vieja del jazz, junto a una pasmosa facilidad para recrear su propia vida en las letras de sus canciones, Amy entraba en la leyenda una mañana de julio de 2011, cuando la encontraron muerta en su cama con unos niveles de alcohol en sangre cuatro veces superiores a lo normal. La fama mal digerida, la prensa sensacionalista, su novio yonki, y su nefasto padre manager habían culminado su trabajo. Tienes toda la historia a continuación…

9 Comentarios

  1. Tengo que ver la pelí, yo tuve un sueño con la muerte de esta chica, como que esta chica se había vendido y llegó el día que fueron a cobrarse todo ese talento y fama…y después la pusieron como un suicidio como otros tantos… xD
    Ella tenia algo aparte de un voz impresionante

    • Mmm… la chica mas bien se fundó como una pila alcalina a la que le meten demasiadas horas seguidas de trabajo chupando la energía… no creo que fuese un suicidio pero si que fue un poco lanzarse al abismo sola

  2. Esta chica me parece que tenia una gran voz, algo increible que en pocas personas se ha visto pero pienso que el no saber como llevar su exito, le pudo llevar a ese triste final.

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.