Dash Cams: es muy fácil morir en la carretera

En países como Rusia y Corea del Sur el fraude a las aseguradoras de vehículos se había convertido en algo tan habitual, que se obligó a los asegurados a instalar cámaras en los salpicaderos de los coches para que filmasen y delatasen los posibles timos, o en su defecto, para conseguir grabaciones de los accidentes de tráfico y decidir de quien era la culpabilidad. Con el tiempo, esto ha terminado provocando la aparición de centenares de vídeos de fraudes al seguro, y también multitud de webs con recopilaciones de accidentes de tráfico de todo tipo, que además se han ido publicando en los principales portales de vídeos. Durante un tiempo, y en mi condición de conductor diario habitual, he sido muy «fan» de este tipo de vídeos. No por morbo, sino por un interés insano en investigar cuáles son los motivos que puede haber tras un accidente de tráfico. Y al final, he llegado a la conclusión de que la gran mayoría de estos accidentes se producen básicamente por imprudencias graves de los conductores, por exceso de velocidad, despistes y desprecios graves a las normas de circulación mas elementales. Es muy fácil morir en la carretera. Mucho más fácil de lo que a simple vista parece. Y si no lo crees, mira estos vídeos a continuación